Enfermedad Enfermedades del almendro - Cribado o perdigonado

Admin

Administrator
Miembro del equipo
CRIBADO O PERDIGONADO DEL ALMENDRO (Coryneum beijerinkii)
Este hongo provoca unos pequeños puntos rojo-marrones sobre hojas, frutos y ramas que se acaban necrosando. Sobre las hojas, estas manchas se secan y provocan unas perforaciones típicas circulares, de ahí el nombre común de cribado o perdigonada. En la piel de los frutos se observan pequeñas manchas necróticas sin que acostumbre a llegar a la cáscara. En las ramas, estas manchas forman chancros alargados con exudación de goma. Los ataques fuertes pueden producir defoliaciones importantes.
cribado-hojas.jpg

El hongo pasa el invierno en forma de micelio a las escamas de los borrones contaminados o los chancros. La esporulación comienza al inicio de la primavera desde estos chancros y desde los puntos de gomosis. Las esporas que se dispersan por la lluvia o el viento contaminan los diferentes tejidos vegetales, penetrando por los estomas o directamente.

Si las primaveras son húmedas y lluviosas se incrementa la propagación de la enfermedad. Este hongo, a diferencia de la abolladura, tiene una segunda fase activa en otoño sobre ramillas, cuando disminuyen las temperaturas estivales y aumentan las humedades.

La lucha cultural consiste en la destrucción de las ramas atacadas para eliminar el inóculo y la utilización de variedades tolerantes a la enfermedad.

cribado-almendras.jpg

El momento de máxima sensibilidad coincide con el de la abolladura, por lo tanto, se debe proteger el inicio de la brotación con compuestos cúpricos. En otoño, el tratamiento a la caída de hoja también es efectivo para impedir la fase activa sobre las ramas y disminuir el inóculo para el año siguiente.
 
Arriba