Brote seco en almendros

BROTE SECO (Phomopsis amygdali)

​Esta enfermedad es típica de la franja litoral donde las temperaturas son más suaves que en el interior. Los síntomas son chancros en ramas y raramente necrosis en hojas, que se secan y mueren. Si los ataques son importantes se pierden muchas ramas del año anterior, y produce una disminución de la cosecha.

Mayoritariamente el hongo se propaga durante la primavera (mayo y junio) por la lluvia y también por las humedades elevadas y rosadas, lo que provoca un goteo que arrastra las esporas de un brote a otro, y se concentran los daños en la parte baja de la copa de los árboles.

Las ramas afectadas presentan chancros ovalados, de color marrón y que se extienden alrededor de las yemas. Cuando el chancro anilla las ramitas, estos se secan, se marchitan y mueren. El hongo también produce una toxina llamada fusicoccina, que transportada por la savia provoca el cierre de los estomas secando los brotes en sentido descendente.

Para su control se pueden llevar a cabo diferentes medidas culturales. Para eliminar las ramas afectadas se debe realizar una poda en verde durante el verano y otra en invierno. Es importante hacer esta poda cortando por debajo del chancro y quemar las ramas.

La madera de más de dos años y los brotes más vigorosos se ven menos afectados. Por lo tanto, realizar un abonado racional que tenga la relación de nutrientes K / N más alta es una manera de favorecer una mayor resistencia al hongo.

A la hora de hacer una nueva plantación deberá tener presente la diferente sensibilidad varietal. Como variedades sensibles hay llargueta, ferragnes, marcona y guara. En cambio, las variedades tolerantes son Masbovera, glorieta, francolí y Cristomorto.

Deja un comentario